¡Alto al ataque contra la nación venezolana!

Declaración del Secretariado del POSI – 28 de febrero de 2014

No es casual que la situación de Venezuela se agrave al mismo tiempo que la descomposición de Ucrania. En ambos casos hay ofensivas del imperialismo estadounidense para recuperar el pleno control de las riquezas de los pueblos. Con implicación de la UE en distinto grado.

No teniendo de momento condiciones para intervenir directamente en Venezuela, los Estados Unidos buscan provocar el caos utilizando a sus “intermediarios” locales de la burguesía y pequeña burguesía, con amplia utilización de los medios de comunicación y complicidades diversas. Recurren a los conocidos métodos de desestabilización.

Al cabo de casi un año de la elección del presidente Maduro, Obama no ha reconocido a su gobierno. Y en reciente cumbre con los presidentes de México y Canadá, declaró que “en vez de intentar distraer la atención de sus fallos con falsas acusaciones a los diplomáticos de los Estados Unidos, el gobierno debería centrarse en atender a las quejas legítimas del pueblo venezolano”.

Cinismo total: el desabastecimiento, la inflación, la precariedad de Venezuela tienen como origen el hundimiento de la producción y los precios del petróleo por el hundimiento económico generado en los Estados Unidos, y en este momento la restricción monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos que torpedea las economías de los países dependientes (Argentina, Brasil, Venezuela, la propia China). Venezuela ha tenido que devaluar su moneda pero paga en dólares la deuda, que es un arma de saqueo imperialista.

En ese contexto, después de unas elecciones municipales en que el PSUV (chavista) alcanzó un 49% de los votos, un sector de la derrotada oposición, encabezado por Leopoldo López, del Partido Voluntad Popular (VP) y la diputada Ma Corina Machado, lanzaron el 2 de febrero la campaña “la salida está en la calle”, con protestas estudiantiles, con una sola consigna: ¡Fuera Maduro!

Derrotar la agitación derechista plantea la necesidad de unir todas las fuerzas obreras y populares para dar satisfacción a la población, lo que requiere romper el yugo del pago de la deuda, de las exacciones imperialistas. Es responsabilidad del movimiento obrero y popular venezolano el tomar las determinaciones necesarias para defender la nación.

Pero la tarea del movimiento obrero en los Estados Unidos y en Europa es defender incondicionalmente a la nación venezolana contra los ataques del imperialismo, en defensa de la democracia, de la soberanía nacional y de su gobierno legítimamente elegido por el pueblo.

Es infame la campaña permanente de los principales medios de comunicación españoles contra el pueblo de Venezuela y sus representantes. En primera línea El País (propiedad de fondos norteamericanos). En cuanto al Gobierno, es el continuador de Aznar, que en 2002 colaboró en organizar el golpe de Estado contra Chávez. Rajoy es un padrino de la derecha golpista venezolana y ha sido acusado de financiarla. Y no hay que olvidar el papel que desempeñan en Venezuela y en América Latina las grandes empresas “españolas”.

La Comisión Europea, secundando a los Estados Unidos, exige al gobierno venezolano que libere a los provocadores que al día siguiente de perder las elecciones se amotinan causando muertes.

El movimiento obrero del Estado español, todas sus organizaciones, deben alinearse con la nación venezolana, en defensa de su soberanía, de los hidrocarburos propiedad de la nación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.