Declaración de la IV Internacional sobre las elecciones en Venezuela

14 de abril: la IV Internacional y sus secciones están junto con el pueblo trabajador de Venezuela que va a votar Maduro contra el imperialismo y su lacayo Capriles

La verdadera conmoción y movilización popular que tomó las calles de Venezuela con el anuncio de la muerte del presidente Hugo Chávez el 5 de marzo tiene una raíz profunda en las luchas de los trabajadores y del pueblo por la soberanía nacional y contra el imperialismo.

La reacción del presidente de los EEUU, Barack Obama, fue decir que la muerte de Chávez “abre un nuevo capítulo” y anunciar que “los Estados Unidos permanecen comprometidos con políticas que promuevan principios democráticos”, lo que para los pueblos tiene el significado de una alerta, pues en la boca del imperialismo tales “principios” cubren una política de injerencia.

En realidad, esta situación repercute en toda América Latina. Al final, el imperialismo de los EEUU, sobre el que recae el peso de la crisis del capitalismo mundial, trata de retomar posiciones perdidas en el continente presionando a todos los gobiernos para que apliquen medidas en beneficio de sus multinacionales, en una ofensiva que se inscribe en su política global de guerra y explotación para contener la reacción de los pueblos que en Europa como en Túnez y Egipto se niegan a pagar la factura de la crisis del sistema.

Las manifestaciones de solidaridad y simpatía de pueblos y gobiernos de otros países, en particular de la América Latina, con el pueblo venezolano refuerzan su lucha por la soberanía.  Soberanía que se expresa en el apego a las conquistas que, a través de muchas luchas, el pueblo venezolano obtuvo a lo largo de los últimos 14 años, y concretizadas en una mejora de sus condiciones de vida.

Eso sólo fue posible porque el gobierno Chávez –fruto de una ola de rechazo de la política del imperialismo estadounidense que barrió el continente de norte a sur, y que se concretó en la elección de gobiernos apoyados en organizaciones populares y sindicales (Ecuador, Bolivia, Brasil, Uruguay)– bajo la presión de la lucha de clases, adoptó medidas, aunque parciales, de ruptura con la dominación del imperialismo.

Sin embargo la transición hacia un régimen socialista en Venezuela supone el monopolio del comercio exterior y la expropiación de las multinacionales presentes en varias ramas de la economía, a menudo asociadas al capital de Estado, así como a algunos grupos de propietarios de los grandes medios de producción.

Independiente de los límites del “chavismo” o “bolivarismo” –que cuenta en su interior con sectores empresariales (la “boliburguesia”) que se benefician de negocios con el Estado– las masas populares en sus luchas en las empresas, huelgas y manifestaciones, impusieron una nueva situación.

La cuestión clave: la lucha por la organización independiente de la clase obrera.

La IV Internacional y sus secciones cada vez que el gobierno Chávez adoptó medidas de ruptura con el imperialismo, por mínimas que fuesen, siempre que fue agredido o amenazado por el imperialismo de los EEUU y sus lacayos, se puso incondicionalmente del lado del pueblo y del gobierno venezolanos.

Al mismo tiempo, siempre lo hicimos con una posición independiente, por considerar que el avance en el proceso revolucionario en Venezuela, como en todos los países del mundo, sólo puede darse a partir de la organización de la clase trabajadora en su terreno de clase, en oposición al imperialismo mundial y a la burguesía

Todo esto,  tanto en el terreno sindical, en la batalla por la consolidación de la UNETE, producto directo de la resistencia obrera contra el golpe proimperialista de abril y el lock-out de PDVSA de diciembre de 2002 que dieron la fundación a la UNETE en abril de 2003, como en la necesaria organización de un partido obrero independiente en Venezuela, lugar que el PSUV no ocupa y está lejos de ocupar.

No habrá socialismo sin organización propia e independiente de la clase obrera.

El 14 de abril el pueblo de Venezuela elegirá un nuevo presidente. A partir de la experiencia que vivió en los últimos años está decidido a impedir la vuelta al poder de la minoría de lacayos del imperialismo representada por Capriles, cuyas declaraciones golpistas llaman a las fuerzas armadas nacionales a “ignorar la legalidad” en nombre de generales supuestamente dispuestos a apoyarlo.

El pueblo tiene razón de votar masivamente por Nicolás Maduro, para vencer a la reacción, como confirman los últimos actos electorales, teniendo claro que Maduro no es Chávez y que hay interrogantes sobre la evolución de la situación en el país (por ejemplo, el Gobierno acaba de desvalorizar la moneda sin ninguna compensación salarial), pero con la férrea voluntad de profundizar el proceso de liberación nacional contra el imperialismo.

Lo que incluirá medidas que se discuten ya en los medios obreros y populares:

  •  ¡Aumento del 70% del salario mínimo!
  • ¡Inmediatamente, nuevos convenios colectivos!
  • ¡Defensa de los derechos de los trabajadores inscritos en la LOT (Ley Orgánica del Trabajo) y derogación de los artículos que amenazan la independencia sindical!
  • ¡Derecho de huelga, no a la criminalización de la protesta, fin de las persecuciones a los dirigentes sindicales!
  • ¡Contratación de los trabajadores precarios! Contratación inmediata de los precarios de la administración pública!
  • ¡Reforma agraria!
  • ¡Nacionalización de los sectores clave controlados por las multinacionales, el comercio exterior y la banca!

La IV Internacional y sus secciones no se separan de este movimiento profundo del pueblo trabajador venezolano y, con base en una política de Frente único anti-imperialista, tratarán de ayudarlo con propuestas y consignas que ayuden a avanzar en la ruptura con el imperialismo para llegar a la completa soberanía nacional y abrir la vía al socialismo en el marco de una Unión Libre de Naciones Soberanas de América Latina y del Caribe, en alianza con los trabajadores y oprimidos de los Estados Unidos y Canadá.

París, a 5 de abril del 2013

Secretariado Internacional de la IV International

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.