La lucha en los puertos contra la libre explotación

(Publicado en la Carta Semanal 615)

Los estibadores, utilizando la fuerza que les da su unidad y el lugar que ocupan en el transporte de mercancías (el 60% de las exportaciones y el 85% de las importaciones), han conseguido mantener una regulación de la carga y descarga portuaria que evita que tengan que competir unos con otros a ver quién vende más barato su trabajo, para aumentar el negocio de las compañías fletadoras. En los 46 puertos principales, las compañías navieras y consignatarias deben contratarles a través de las empresas SAGEP que garantizan la contratación indefinida y las condiciones salariales y laborales de convenio. La contratación se efectúa por rotación, se trabaja con turnos de 6 horas, etc.

Los estibadores se han organizado, con organizaciones propias, en torno a esas conquistas que el gobierno quiere arrasar. Cualquier sindicalista consciente se identificará con la lucha de la estiba, pues los sindicatos se fundaron para impedir la competencia entre trabajadores, que beneficia a los capitalistas.

Ahora el gobierno Rajoy pretende anular esta regulación mediante un decreto ley por el cual, según denunciaron los sindicatos al convocar huelga,

  • los contratos indefinidos de todos los estibadores se convertirían en puestos de trabajo precarios pendientes de que las estibadoras les contraten,
  • las empresas podrían sustituir libremente a los actuales trabajadores portuarios, al 25% el primer año, al 50% el segundo y al 75% el tercero,
  • al cabo de ese periodo, los trabajadores no contratados (en nuevas condiciones) serían despedidos colectivamente y sus indemnizaciones hasta 2014 se pagarán con recursos públicos (de las Autoridades Portuarias).
  • se limitaría el ámbito de la negociación colectiva en el sector portuario, de modo que en los puertos los trabajadores no podrían negociar libremente las condiciones de trabajo, y los empresarios podrían actuar a su antojo.

¿Qué busca el Gobierno? De entrada, contentar a multinacionales que pugnan por monopolizar los servicios portuarios. En particular la patronal Aesco, manipulada por el banco norteamericano J.P. Morgan a través de la operadora marítima Noatum, y por varios fondos buitre. (Hay que señalar que la principal naviera mundial, Maersk, y diversas pequeñas empresas negociaban con los estibadores al margen de dicha patronal).

Ante la convocatoria de huelga por los sindicatos del sector, el Gobierno ha aplazado la aprobación de ese decreto hasta su reunión del próximo viernes 24. Entretanto, suspendida la huelga, se desarrollan negociaciones.

¿Qué consecuencias tendría el despido generalizado y la desregulación del sector que pretende el Gobierno? Que la carga y descarga la puedan realizar trabajadores sin preparación profesional, contratados a cualquier precio, con cualquier jornada, precariamente. Según se ha informado en la prensa “la reforma también implicaría rebajar los sueldos del mínimo de 60.000 euros al año, pasando por una media de 90.000 euros anuales, a un fijo neto de 26.000 euros al año”. Eso cuando la carga y descarga no la efectúen trabajadores que traen los barcos, reclutados en países donde el trabajador no tiene derechos: mano de obra semiesclava.

El dirigente del principal sindicato (la Coordinadora de Trabajadores), Antolín Goya, denuncia que se buscan despidos masivos en empresas privadas pagados con fondos del Estado y que “cuando tú contratas hoy un trabajador eventual tienes un porcentaje de penalización sobre la cotización de la Seguridad Social, precisamente para potenciar la contratación estable. El real decreto de la estiba quitaba esa penalización y decía claramente que el modelo idóneo es el de las ETT”. “Lo que buscan es el despido masivo de los trabajadores, que se nos imposibilite tener una posición común de negociación con las empresas y, en definitiva, la aplicación de la reforma laboral en todo su contenido”.

La FeSMC-UGT coincide: nos tememos que la estrategia ministerial obedezca a un único pero firme propósito: desregular completamente el sector para favorecer el desembarco en el mismo tanto de las ETT, como de las empresas multiservicio. Las consecuencias de todo ello ya las conocemos: mayor precariedad y peores salarios.” Y denuncia que el Gobierno quebranta el convenio 137 de la OIT que acaba de prorrogar.

Antolín Goya señala que el Gobierno aprovecha una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE para ir mucho más allá. En efecto, esa sentencia es de 2014 y ni siquiera los gobiernos del PP la han aplicado hasta ahora. Había un acuerdo de patronal y sindicatos para abordar el problema: el 24 de julio de 2015 presentaron al ministerio una propuesta de reforma legal. Y recientemente, ante la presión de la Comisión Europea, ampliaron esa propuesta con un nuevo acuerdo (que estaba pendiente de que lo ratificase la patronal Aesco el 7 de febrero), que iba a completarse iniciando la negociación colectiva. Ese acuerdo incluía la existencia de un Registro de Estibadores Portuarios al amparo del convenio 137 de la OIT. De repente, el 2 de febrero el ministro aborta ese proceso (en particular la ratificación del acuerdo) anunciando que el Gobierno hace suyas las exigencias de la Comisión Europea y prepara un decreto ley con el pretexto de que de lo contrario van a caer sobre el Reino de España unas multas brutales y cada español tendrá que pagar una barbaridad. Pero eso simplemente no es verdad. Hay una petición de multa de la Comisión Europea pero está por ver si el Tribunal accede a ello. Sin duda dependerá de la respuesta que encuentre el Gobierno dentro del Estado español.

¿A quién quiere asustar el Sr. Serna? Esa sentencia está ahí desde hace años y la UE está pasando por alto también año tras año el incumplimiento de los objetivos de déficit por Rajoy.

Los trabajadores reclaman que se restablezca el diálogo en el proceso de negociación y se ratifique el acuerdo elaborado; que se cumpla el convenio 137 de la OIT; que las entidades que gestionen la mano de obra portuaria sean estibadoras con licencia de la Autoridad Portuaria; que se subroguen la totalidad de las trabajadoras y trabajadores portuarios.

Los estibadores y sus sindicatos han de tener el apoyo de todo el movimiento obrero.

 

Deja un comentario