¡Sí! ¡Se puede hacer retroceder al Gobierno!

(Publicado en la Carta Semanal 446)

Carta-446Podía parecer una minucia dentro de la oleada de recortes presupuestarios, pero cuando se descubrió –de manera casual cuando un estudiante con beca Erasmus lo encontró en el BOE– que la partida destinada a las becas Erasmus, que financian las estancias temporales de estudiantes españoles en el extranjero, se había reducido en un 40% –desde los casi 37 millones del año pasado hasta algo más de 15 millones para este curso en el proyecto de Presupuestos del Estado, nadie podía pensar que el ministro Wert se vería obligado a rectificar en cuestión de días. Primero tuvo que decir que las ayudas se iban a concentrar en los estudiantes a los que se había concedido una beca general, y luego tuvo que anunciar que se iban a corregir los Presupuestos para mantener las becas tal cual, aunque sólo –dice– durante este curso académico.

Resultado de la movilización de la enseñanza

La marcha atrás del ministro Wert, al que le llovieron presiones incluso desde el propio PP, es una cuestión importante a señalar. No por la cuantía de la partida presupuestaria (son sólo 22 millones de corrección), sino por lo que supone para el movimiento obrero y para la juventud que se moviliza contra la política de Wert y de todo el Gobierno: ¡se puede! Es posible hacer retroceder a este gobierno en sus ataques a las conquistas sociales.

Porque el paso atrás de Wert y del Gobierno es el resultado de la inmensa movilización de los enseñantes y de toda la enseñanza contra la LOMCE, los recortes educativos y la política del Gobierno, movilización que parte de la lucha de los profesores de Madrid, se ha continuado con la huelga de Baleares y ha tenido como último hito, por el momento, la jornada de huelga y las manifestaciones masivas del día 24 de octubre. Y se anuncia una nueva movilización muy importante el 20 de noviembre.

En contra de los que predican el escepticismo y el derrotismo, la movilización contra los recortes en la enseñanza demuestra que la clase trabajadora, la juventud y el pueblo no están ni se sienten derrotados. Están dispuestos a ir a la lucha, siempre que se les convoque con ganas y por reivindicaciones claras y concretas. Lo han demostrado en el último año y medio, a pesar de los dirigentes de las principales organizaciones y empujando a esas mismas organizaciones.

La huelga y movilización del 24, además, es la mejor demostración de que la división que pretenden imponer a cuenta de la cuestión catalana es artificial. Los pueblos de todo el Estado Español quieren luchar juntos contra los recortes que imponen al unísono los gobiernos de todo signo, estatales  o regionales, sometidos todos ellos a las órdenes del capital financiero que se transmiten a través de las instituciones y tratados de la Unión Europea.

Se impone contrastar la gran movilización del día 24, basada en las reivindicaciones y organizada desde cada centro de estudio por las organizaciones de los trabajadores y de los estudiantes con el rosario de movilizaciones de cartón piedra organizado por los dirigentes el 7 y el 27 de octubre, el 7 de noviembre y la que preparan para el día 23-24, sin objetivos claros, sin una estrategia, condenadas al fracaso y a las que muchos trabajadores, e incluso cuadros sindicales, dan la espalda.

La perspectiva es ¿2015?

Algunos dirigentes parecen haberse dado por satisfechos con el compromiso adoptado por la llamada “oposición”: la ley Wert será anulada si el PP pierde las próximas elecciones generales, previstas para finales de 2015. Los dirigentes de los dos grandes sindicatos han anunciado un acuerdo similar con respecto a la reforma de pensiones en curso y a la reforma laboral.

Entonces, ¿la perspectiva es dejar pasar los ataques y confiar en la promesa de que un futuro gobierno derogará en 2016 las leyes en que se basan? Conviene recordar, a este respecto, la famosa frase atribuida al expresidente de Francia Jacques Chirac: “Las promesas electorales solo comprometen a quienes se las creen”.

¿Va a derogar un futuro gobierno del PSOE o de la izquierda institucional la reforma de pensiones? ¿Acaso no hizo Zapatero su propia reforma para rebajar las pensiones? ¿Va a derogar la reforma laboral del PP? ¿Y la de Zapatero, precursora de ésta? ¿Un gobierno de la izquierda va a anular los recortes? Que se lo pregunten a los andaluces y andaluzas que viven en carne propia los recortes del gobierno de coalición PSOE-IU, a las gentes de Asturias que sufren los recortes del gobierno PSOE apoyado por IU, o a los extremeños bajo el gobierno del PP apoyado por IU.

Es más, ¿no habría que preguntarse si es posible que una “oposición” como  la de Rubalcaba venza en las elecciones  al PP? Las encuestas señalan una y otra vez que no.

En todo caso, y aunque llegáramos a creer en las promesas electorales y en la posible victoria, ¿Por qué hay que esperar a 2016, tragándonos el recorte de pensiones, la desaparición de miles de convenios colectivos, la ley Wert, cuando los hechos acaban de demostrar que este gobierno puede ser vencido, ahora? ¿Por qué concederle una tregua hasta 2015? ¡Hay que aprovechar la debilidad del enemigo para golpearle sin cesar, ahora!

Movilización unida, ¡hasta ganar!

Los Presupuestos del Estado, la LOMCE y la reforma de las pensiones están siendo tramitados en las Cortes, a la vez que los diversos parlamentos autonómicos tramitan los presupuestos regionales. Todos esos presupuestos mantienen y profundizan los recortes en la sanidad, la enseñanza, los servicios públicos. ¿A qué esperar?

El paso atrás en las becas Erasmus demuestra que el Gobierno se encuentra en una situación de debilidad. En este momento, una convocatoria de Huelga General ¿no daría un fuerte golpe al gobierno y le obligaría a retroceder? Los sindicatos anuncian movilizaciones el 23-24 de noviembre, pero sin objetivos ni reivindicaciones claras y precisas. ¿Pueden servir estas movilizaciones para hacer retroceder al Gobierno? ¿No habría que preparar ya una gran movilización contra el Gobierno, para exigir la retirada de todos los Presupuestos, de todas las leyes y reformas que profundizan los recortes? ¿No sería necesario que los dirigentes anunciaran su disposición a continuar ese combate, bajo reivindicaciones claras y precisas, hasta el final?

El SAT y diversas organizaciones sindicales y sociales “radicales” anuncian una “gran marcha por la dignidad” hacia Madrid para el 22 de marzo ¿Por qué esperar a esa fecha? ¿Por qué permitir que, entretanto, el Gobierno apruebe los presupuestos, la ley Wert sea aprobada, el recorte de pensiones sea puesto en marcha? ¿Por qué no utilizar esa fuerza para imponer la unidad, ahora?

Pero, ¿quién puede esperar? ¿Los trabajadores de la televisión valenciana? ¿Los de la limpieza de Madrid o los de Fagor?

El Gobierno puede ser vencido, ahora. El trabajo de todos los militantes debe encaminarse para exigir, desde todas partes, a los dirigentes de UGT y CCOO, que tienen la responsabilidad y los medios para hacerlo, que convoquen a todas las fuerzas sindicales y sociales para organizar la movilización unida hasta ganar, por la retirada de la reforma de pensiones, por la derogación de la reforma laboral, por la retirada de todos los presupuestos que profundizan los recortes. Que anuncien públicamente su disposición a llevar esta lucha hasta el fin, ahora, sin ninguna tregua, sin ninguna espera hasta 2015. Hasta que el Gobierno tenga que retirar sus proyectos o dimitir.

Deja un comentario