Ante la crisis política – Declaración del POSI

(publicado en la Carta Semanal 430)

Declaración aprobada por el Comité Central del POSI  el 21 de julio de 2013

Carta-4301.- Un gobierno en caída libre, odiado y corrupto, entre la espada y la pared.

La clase trabajadora y la juventud se enfrentan a una situación insoportable. Sus conquistas sociales y sus derechos son desmantelados, su propia supervivencia está en peligro en muchos casos. Y al mismo tiempo ven cómo las mismas instituciones que les hacen la vida imposible están podridas de arriba abajo. Desde hace cuatro años, los tribunales investigan numerosos casos de corrupción que afectan a todas las instituciones del “Estado de las Autonomías” y a los principales partidos que lo sustentan, poniendo en evidencia el carácter antidemocrático y corrupto del régimen.

El caso Urdangarín implica a la propia Familia Real en la corrupción generalizada. El escándalo de los ERE afecta a la cúpula del PSOE en Andalucía, mientras que CiU se ve acusada directamente en los tribunales por va­rios casos de financiación ilegal.

La mayor trama corrupta afecta al partido de los franquistas del PP, que ocupa el gobierno central y la mayoría de gobiernos autonómicos tras la debacle electoral a que la política de Zapatero llevó al PSOE. Desde hace cuatro años, los tribunales investigan la “trama Gürtel”, que ha llevado recientemente a las declaraciones del extesorero del PP, Luis Bárcenas, a declarar ante el juez donaciones ilegales de numerosas empresas, pagos en sobres a muchos dirigentes, incluyendo al propio  Mariano Rajoy, a quien las declaraciones de Bárcenas dejan cada vez más en evidencia, y que guarda un obstinado silencio mientras cada hecho que se conoce le hunde más en el lodo.

Este mismo gobierno acorralado por los escándalos lleva año y medio gobernando, con un balance destructor. Veinte meses de recortes en la sanidad, la enseñanza pública, los derechos y salarios de los empleados públicos, una contrarreforma laboral que acaba de dejar a casi dos mi­llones de trabajadores sin su convenio colectivo, y que ha supuesto más de un millón de despidos pagados a precio de saldo y una rebaja generalizada de salarios. Los Presupuestos aprobados por el Gobierno Rajoy dedican 38.000 millones de euros, su principal partida, a pagar los intereses de la deuda. Ataques que profundizan y continúan los que hizo Zapatero a partir de mayo de del 2010.

2.- ¿Por qué este gobierno se sigue manteniendo en el poder?

Ningún gobierno ha conocido tantas movilizaciones. Dos huelgas generales, grandes movilizaciones de la enseñanza y la sanidad, de los trabajadores públicos, los jornale­ros, los mineros… Y sin embargo, no sólo se mantiene en pie, sino que ha podido lanzar  nuevos ataques, como la Ley Wert, recientemente aprobada, un nuevo recorte de pensiones, un gravísimo recorte en las administraciones locales. Además de lanzar una y otra vez provocaciones contra los derechos de los pueblos de todo el Estado. Acaba de prometer a los principales empresarios del país que va a continuar en el gobierno y que hará una reforma fiscal en su beneficio.

¿Qué permite a un gobierno odiado por la inmensa ma­yoría, que según las encuestas tiene una popularidad que no llega al 20%, acorralado por los escándalos, no sólo mantenerse en pie, sino preparar ataques tan profundos? Su principal punto de apoyo es la política de “Pacto de Estado” del PSOE, de Toxo y de Méndez, de los principales partidos “nacionalistas”. El reciente acuerdo con Rubalcaba y buena parte de los partidos parlamentarios sobre la cuestión europea, y sobre todo la reunión de la Moncloa del 16 de mayo con Toxo y Méndez en la que éstos se mostraron dispuestos a colaborar en varios recortes.

En aplicación de esta política de pacto, estos dirigentes renuncian a todas las reivindicaciones de los trabajadores. Acaban de dejar caer sin lucha los convenios colectivos de casi dos millones de trabajadores, y han mandado repre­sentantes a la Comisión de Expertos que ha discutido có­mo recortar de nuevo las pensiones.  Han declarado una auténtica tregua desde la huelga general del 14 de Noviembre de 2012, tregua que ha tenido graves consecuencias para millones de trabajadores, y mantienen la ficción de un supuesto “diálogo social”. Los principales partidos han aprobado en las Cortes un pacto para aplicar en común los planes de Bruselas. El 16 de mayo, Toxo y Méndez se reunieron con Rajoy en la Moncloa y acordaron participar en las “reformas”. Cumpliendo ese acuerdo, han participado en la Comisión de Expertos que prepara un recorte de pensiones, y participan ahora en la Comisión del Pacto de Toledo que prepara la aplicación de las recomendaciones de los “expertos”. Una política que despierta grandes resistencias dentro de las propias organizaciones, como se ha visto en el caso del “experto” de CCOO que participó en la comisión sobre recorte de pensiones.

3. ¿Qué salida?

¿Cómo es posible, en una situación tan grave, que las principales organizaciones de los trabajadores no avancen una propuesta de salida política?

Ante las declaraciones de Bárcenas, Rubalcaba ha anunciado una moción de censura, de acuerdo con otros partidos de la “oposición”. Una moción falsa que no busca hacer caer al gobierno, sino sólo que Rajoy comparezca ante las Cortes a dar explicaciones sobre Bárcenas.  Y que podría no presentarse si Rajoy comparece a hablar de Bárcenas. Lo que Rubalcaba ha pedido es que el PP sustituya a Rajoy por otro dirigente como Presidente de Gobierno.

Otros proponen unas elecciones anticipadas. Pero, dentro de este marco, ¿qué salida pueden dar unas elecciones? Sólo otro gobierno para aplicar la misma política impuesta por la Unión Europea –que acaba de decretar el cierre de los pocos astilleros que quedaban– cambiando algunas fi­guras, un gobierno menos “quemado” para seguir adelante con los recortes de derechos y conquistas sociales.

¿Qué salida pueden ofrecer unas Cortes sometidas a la Monarquía y a la Unión Europea, aunque tengan unos po­cos diputados “de izquierda” más? Hemos visto al gobierno de coalición del PSOE y de Izquierda Unida en Andalucía aplicar los mismos recortes, y despedir a más trabajadores de la sanidad que nadie (más de la mitad de los puestos de trabajo suprimidos en 2012 en la sanidad pública corresponden al Servicio Andaluz de Salud, con una sangría de 7.027 empleados en el último año, el 7,3 por ciento de su plantilla). Para aplicar estos recortes, el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, de IU, alega que los recortes se han de aplicar “por imperativo legal”. ¿Se trata entonces de anticipar las elecciones para aplicar los recortes “por imperativo” de Bruselas? ¿Es esa la solución que necesitamos? Los enseñantes de Portugal acaban de imponer con su movilización al gobierno un retroceso importante en sus ataques, demostrando que los recortes no son inevitables.

La situación exige medidas urgentes. Un gobierno que se niegue a pagar 38.000 millones de intereses de la deuda, que anule todos los recortes en servicios públicos y pensiones, que derogue la reforma laboral y restablezca los convenios perdidos, que devuelva a los empleados públicos los derechos y el salario robados, que respete los derechos de los pueblos y ponga fin a todo enfrentamiento.

¿Es posible aplicar esa política respetando el marco de la Monarquía, la Ley de Estabilidad Presupuestaria, la reforma de la Constitución y los mandatos de la Troika? Si se quiere defender los derechos de los trabajadores, dar satisfacción a las principales necesidades de la población, recuperar los derechos perdidos, no hay más salida que la ruptura con este sistema. Sólo es posible avanzar desmantelando las instituciones del franquismo, rompiendo con la Unión Europea, abriendo la vía a la unión libre de pueblos, a la colaboración con todos los pueblos de Europa.

No basta con un nuevo gobierno, con unas elecciones, hace falta un cambio de régimen político, hace falta un nuevo gobierno que convoque una Asamblea Constituyen­te para imponer la plena soberanía, la República, basada en la Unión Libre de Repúblicas de los Pueblos del Estado Español.

4. La clase obrera necesita una nueva representación política.

Los dirigentes de los partidos que recogen el voto de la mayoría de los trabajadores, como el PSOE e IU, al igual que los que representan a sectores populares de las nacionalidades, no quieren una ruptura con esta situación. Apuestan por reformas del régimen y la Unión Europea.

Es necesario, hoy más que nunca, construir una representación política fiel a los intereses de los trabajadores y los pueblos. ¿Cómo es posible avanzar hacia ella?

El 10 de noviembre de 2012, junto con militantes de distintas organizaciones, procedencias y tradiciones, constituimos un agrupamiento para luchar por esa representación política, un Comité por la Alianza de Trabajadores y Pueblos. Este agrupamiento no pretende ser una solución acabada. Por el contrario, parte del hecho de que millones de trabajadores y jóvenes consideran que sus partidos (y es­pecialmente el PSOE e IU) deberían ponerse a la cabeza del combate contra el régimen y la Unión Europea. La solución mejor, y más económica para los trabajadores, sería que estos partidos rompieran su sumisión a la UE y la Monarquía y asumieran la defensa de las reivindicaciones. Este comité, que no defiende intereses distintos a los del conjunto de la población trabajadora, está abierto a todos los militantes y colectivos que combaten contra los recortes, que consideran necesaria la construcción de un amplio frente político que no se someta al yugo del régimen y de Bruselas.

La clase trabajadora tiene organizaciones, como sus sindicatos de clase. El combate por una nueva representa­ción política debe partir de la defensa de estas organizaciones, imprescindibles para la lucha cotidiana, y para que sea posible forjar la alianza con la juventud abriendo un futuro. Defensa que sólo puede llevarse a cabo luchando incansablemente por la recuperación de estas organizaciones, sometidas por sus dirigentes a la política de diálogo social, de reforma del régimen y de la Unión Europea. Es inseparable de la defensa intransigente de los derechos de los pueblos que conviven en el Estado Español, de su soberanía y su libre autodeterminación.

Hacemos un llamamiento a todos los luchadores que compartan estas reflexiones a unirse al combate del POSI.

2 pensamientos en “Ante la crisis política – Declaración del POSI

  1. Pingback: 1 de agosto, Congreso de los Diputados: ahí no hay solución | Carta Semanal

  2. Luis

    Sin duda los países con más dificultades para salir de la crisis son los corruptos donde como ya sabemos se encuentra España, donde el mayor enriquecimiento a sido el de los propios intereses políticos y el empobrecimiento posterior de la población para pagar estos abusos. (Se necesitan buenos gestores en el gobierno, se necesitan cambios).

    Saludos.

Deja un comentario