Rajoy visita al jefe

(publicado en la Carta Semanal 456)

Carta-456El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha viajado a los Estados Unidos para entrevistarse, entre otros, con el presidente Barack Obama, con la directora general del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde y con el presidente del Cámara de Comercio de los Estados Unidos, Thomas Donohue.

La prensa ha hablado del apoyo del dirigente de la principal potencia imperialista a la política de recortes sociales del gobierno que preside Rajoy, como si fuera una noticia. ¿Hay que recordar que en mayo de 2010, fue después de una llamada de Obama cuando Rodríguez Zapatero se lanzó por la vía de esos recortes, que Rajoy ha continuado y profundizado? ¿Por qué, entonces, extrañarse de que Obama hable ahora del “gran liderazgo” en la aplicación de esas “reformas” de su fiel vasallo Rajoy?

Para medir el equilibrio de la entrevista Obama-Rajoy basta con ver el intercambio de presentes: mientras Mariano llegaba cargado con una biografía de Núñez de Balboa, una carta de éste a Fernando el Católico y un mapamundi  (todos ellos facsímiles de originales de la Biblioteca Nacional de España), Obama le daba una cajita de caramelos de chocolate con la bandera de Estados Unidos y un autógrafo. Además, el presidente USA aleccionaba a Rajoy, en una reunión de más de hora y media, que fue descrita por ambas partes como “de trabajo”, con un mensaje claro: tiene que seguir adelante con su política de “reformas”.

El mismo mensaje recibió Rajoy de boca de Christine Lagarde, máxima directiva de una institución, el FMI, que supervisa directamente la aplicación de los recortes a través de la Troika FMI-Banco Central Europeo-Comisión Europea.

Recordemos el papel del FMI en la troika: se trata de que a través de su participación el imperialismo USA controle directamente la aplicación de los planes de recortes, tutelando a las instituciones fundamentales de la Unión Europea. Algo que desmiente la idea que algunos pretenden transmitir de una supuesta “competencia” entre la Unión Europea y los Estados Unidos, lo que no quiere decir que no haya contradicciones entre las diferentes burguesías, pero en un marco de hegemonía, a pesar de su crisis del imperialismo norteamericano. A tal respecto, ante el parlamento fantasma de la UE, Olli Rehn, vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Economía, calificó de “logro notable” el papel de la troika, cuyos planes de ajuste dejan tasas de desempleo del 27% en Grecia y España y en torno al 15% en Portugal, Chipre e Irlanda, con los indicadores de pobreza y exclusión social en máximos.

Los que hablan de soberanía nacional 

Este ejercicio de servilismo frente a las instituciones del imperialismo dominante contrasta con las declaraciones reiteradas del Gobierno Rajoy y  sus portavoces –así como los del PP– de que no puede aceptarse la pretensión de que el pueblo catalán decida sobre su futuro porque ello supondría “negar la soberanía del pueblo español”. Declaraciones que repiten mientras mantienen bases militares extranjeras –sobre las cuales el gobierno no tiene ningún control– y ponen a las fuerzas armadas al servicio de los Estados Unidos a través de la OTAN.

Este vasallaje que fue a rendir Don Mariano se extiende, naturalmente, al ámbito económico. Rajoy abogó ante Obama y ante los miembros de la Cámara de Comercio por un apoyo firme  al proyectado Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y los Estados Unidos (que es una exigencia del capital norteamericano y supondría una nueva carga de profundidad contra la industria europea y contra las conquistas sociales de los trabajadores europeos en nombre de la “competitividad”) y pidió a los representantes de las multinacionales USA más inversiones en España.

Junto a Rajoy viajaban representantes de las principales empresas españolas, y entre ellos una  representación de las mayores empresas radicadas en Cataluña, entre ellas, la Caixa (representada por su presidente, Isidro Fainé), la constructora Abertis. Grandes empresas catalanas que forman parte, junto a las grandes empresas de toda España, del “Consejo Empresarial para la Competitividad”, defensor acérrimo de las políticas de recortes sociales que aplican tanto Mariano Rajoy como Artur Mas. Su presencia en el séquito de Rajoy ante las grandes multinacionales USA deja, una vez más, claro ante quien rinden vasallaje los grandes capitalistas de Cataluña, como fracción de la burguesía española. Pero no están menos sometidos a los Estados Unidos los dirigentes independentistas que prometen ser más serviles que Rajoy si se les reconoce como interlocutores y eventualmente como Estado.

La cuestión militar

Tanto Obama como el presidente de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos (que representa directamente a las grandes multinacionales USA), trataron con Rajoy precisamente de cuestiones militares, con la excusa –naturalmente– de la “lucha contra el terrorismo”. Y Rajoy les volvió a garantizar que pueden seguir contando con su fiel vasallaje. Y con el libre uso de las bases. Recordemos que la “lucha contra el terrorismo” es la excusa que justifica el reciente despliegue de 500 marines y ocho aviones de los Estados Unidos, con el objetivo declarado de intervenir en el norte de África. Despliegue que se ha hecho sin control alguno por parte del Parlamento Español. Y sobre el que, como admitió sin tapujos el pasado 19 de junio ante el Congreso el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, el Gobierno no tiene tampoco control alguno.

En la entrevista, Obama se felicitó de que el gobierno Rajoy admitiese los 500 marines. Pero una semana después se hace público que durante la misma, el gobierno de los Estados Unidos ha pedido a Rajoy una ampliación en un 50% de ese contingente, por un periodo de un año. Lo que hace preguntarse, ¿cuáles son las “amenazas terroristas” en el norte de África que justifican esa ampliación justo ahora? No parece que ni en Libia ni en Mali haya más que el caos que provocaron hace dos y un año las intervenciones militares. Pero el viernes pasado, 17 de enero, el presidente de Argelia anunció la convocatoria de las elecciones presidenciales para el 17 de abril, unas elecciones marcadas por la incógnita de la enfermedad del actual presidente, Abdelaziz Buteflika, ante las que los analistas del espionaje norteamericano anuncian posible “inestabilidad” (que ellos mismos, sin duda, se encargarán de crear). ¿Será esa la causa del incremento en un50% del contingente militar de Morón?

¿Hasta cuándo este gobierno?

Tras las medidas de recorte aprobadas en los dos últimos meses, el viaje de Rajoy a los Estados Unidos anuncia más “reformas”, más ataques a los derechos de los trabajadores y las conquistas sociales.

Mientras esto sucede, los dirigentes de las principales organizaciones obreras se centran en… las próximas elecciones europeas. La Confederación Europea de Sindicatos lanza una campaña por la “Carta Social Europea” y por un Plan Europeo de Inversiones, mientras que los partidos socialistas animan la candidatura de Martin Schulz y la Izquierda Europea (de la que forma parte Izquierda Unida) la del líder de Syriza, Alexis Tsipras. Hasta la llamada “extrema izquierda” busca levantar una candidatura.

¿Hasta cuándo va a mantenerse el gobierno Rajoy? La victoria de los vecinos del Gamonal demuestra que los planes contra los trabajadores pueden ser derrotados. Basta con ver las reacciones indignadas de los editorialistas de ABC y El Mundo por la “cesión” del alcalde de Burgos ante los vecinos para ver el temor de la burguesía ante la movilización obrera y popular. Este temor dio lugar también a que a las pocas horas de afirmar el alcalde que las obras sólo estaban suspendidas provisionalmente, la cúpula del PP le obligó a declarar que se abandonaban definitivamente.

Todo podría cambiar si se organiza la movilización unida para hacer retroceder al gobierno, o para hacerle caer. Los únicos que pueden organizarla son los dirigentes de UGT y de CCOO. Hay que dirigir todos los esfuerzos para obligarles a romper la tregua que permite al gobierno   continuar su labor de destrucción, para hacerles poner en marcha esa movilización

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.