Archivo de la etiqueta: monarquía

Cataluña: amenazas contra derechos

(Publicado en la Carta Semanal 535)

Carta-535El jueves 23, de visita en Barcelona, el nuevo Borbón reafirmó la autoridad del Estado contra toda posible expresión soberana del pueblo de Cataluña. Recordemos: según la Constitución del 78, el Rey es garante de la unidad del Estado, jefe de las Fuerzas Armadas, representante del país en el exterior y supuesto árbitro de la vida política. Funciones adquiridas por ser heredero del heredero del dictador Franco al margen de la soberanía popular.

Sigue leyendo

República del pueblo y para el pueblo

(Publicado en la Carta Semanal 520)

Carta-520Junto con compañeros y compañeras de otras organizaciones, los militantes del POSI luchamos por levantar, para las inminentes elecciones municipales, candidaturas que luchen por la ruptura con el régimen corrupto de la Monarquía, impuesto en 1978, candidaturas de lucha por la República. Y algunas personas, en este debate, vienen a decirnos que ésta no es una “cuestión de actualidad”, que se trata de un debate que “no interesa a la gente” o que “qué más da tener un rey que un presidente”. Ciertamente, si ese último fuera el debate, no les faltaría razón. Pero la cuestión es, precisamente, que no es ése el debate.

Sigue leyendo

Rey nuevo, discurso viejo

(publicado en la Carta Semanal 505)

Carta-505Así titulaba el diario Avui su crónica sobre el discurso de Felipe VI, el Preparado. Y sin embargo, el titular del periódico catalán era una de las pocas notas discrepantes en un coro de alabanzas que abarcaba desde el PP a Podemos sobre un discurso que, un año más, era retransmitido por todas las cadenas de televisión como si se tratara del Parte de tiempos del franquismo, sin diferencias entre cadenas “conservadoras” y progresista.

Y es que para todos, salvo raras excepciones, cierta “regeneración política” es la única manera de salvar al régimen podrido del continuismo monárquico.

Sigue leyendo

La corrupción es el régimen

(publicado en la Carta Semanal 498)

Carta-498El régimen monárquico establecido en 1978 conservando lo esencial del aparato de Estado y del entramado económico-estatal del franquismo (jueces, policías, grandes bancos, constructoras y empresas construidas al amparo del régimen) se hunde. Los escándalos de corrupción y la desafección popular hacia los principales partidos que lo sustentan son los principales síntomas de este hundimiento, junto con el levantamiento popular de Cataluña.

Sigue leyendo

Una monarquía sitiada

(publicado en la Carta Semanal 478)

Carta-478Felipe VI ha sido coronado a espaldas del pueblo, despreciando la voluntad popular y con Madrid tomado policialmente para impedir que el pueblo se expresase. Los miles que a pesar de todo intentaron manifestarse se vieron acosados, bloqueados cuando no golpeados o detenidos. La Puerta del Sol –donde se habían convocado concentraciones y manifestaciones– se había convertido en un parque móvil cerrado por barreras policiales para que no se reprodujesen las masivas manifestaciones semiespontáneas que horas después de que el rey anunciase su abdicación tuvieron lugar en los pueblos y ciudades del Estado. Los manifestantes, como en los primeros de mayo de la dictadura, tenían que ir dando vueltas por las aceras hasta que les desviaban a otra parte. Llevar una camiseta tricolor podía valer la detención en esa especie de estado de excepción. Al cabo, tanto por la mañana como por la tarde algunos tenaces destacamentos –sobre todo juveniles– impusieron manifestaciones hasta la plaza de Tirso de Molina. También hubo ese día manifestaciones en una serie de ciudades, algunas relativamente importantes, que han sido silenciadas por los medios de comunicación.

Sigue leyendo

Es posible la unidad para acabar con la Monarquía

(publicado en la Carta Semanal 477)

Carta-477La coronación del nuevo rey, prevista para este miércoles, pretende cerrar la crisis abierta por la abdicación. ¿Es esto posible? Desde luego, va ser muy difícil. Porque no nos encontramos ante un problema sucesorio derivado de la edad, la capacidad, o  la situación personal de Juan Carlos de Borbón. La abdicación es la expresión del agotamiento del régimen de la transición, que no puede, en la situación actual,  hacer frente a la resistencia de la clase trabajadora frente a sus recortes, y a la movilización de los pueblos por sus derechos. Tras la derrota de la UE, el Gobierno y los que les apoyan en las elecciones del 25 de mayo, hemos asistido a la abdicación del rey, a la dimisión de Rubalcaba y a la amenaza de Duran i Lleida de dimitir y romper CiU.

Sigue leyendo

¡No la Coronación! ¡Fuera la Monarquía!

(publicado en la Carta Semanal 476 – Declaración del Secretariado del POSI de 5 de junio de 2014)

NO A LA CORONACIÓN DE FELIPE, FUERA LA MONARQUIA. SOLO LOS PUEBLOS DEL ESTADO ESPAÑOL TIENEN DERECHO  A DECIDIR: CORTES CONSTITUYENTES, REPÚBLICA

Carta-476La abdicación de Juan Carlos I, resultado de la crisis del régimen, forma parte de una maniobra política: sustituir al rey “quemado” por un nuevo rey para, como en el consenso de 1978, burlar las exigencias de cambio real de la mayoría de la población con algunas reformas constitucionales cosméticas.

Las elecciones europeas han expresado el rechazo de las instituciones con una abstención masiva y castigando en diversos grados a las fuerzas políticas implicadas en la gestión del régimen. Al PP, partido del aparato franquista, pero también al partido socialista, puesto por sus dirigentes al servicio del régimen. Han relegado a CiU y frenado el ascenso de IU, que así ya no puede defender la Constitución como solía. Detrás de esta votación hay cuatro años de inmensas movilizaciones, huelgas generales, el levantamiento del pueblo catalán, la marcha del 22 de marzo. Hay la búsqueda de salidas políticas por parte de millones, y más en particular por parte de decenas de miles de militantes de diversas organizaciones y tendencias.

Sigue leyendo

El rey ha abdicado ¡Viva la República!

Declaración del Secretariado del POSI – 2 de junio de 2014

Es la hora de restablecer las libertades y los derechos de los trabajadores y los pueblos

RepublicaLos escándalos de corrupción de la familia “real” y el tren de vida del Borbón, insultantes para la inmensa mayoría que sufre el paro, recortes salariales, precariedad, destrucción de los servicios públicos, la resistencia masiva de los trabajadores y de todos los pueblos contra los recortes, en defensa de sus conquistas comunes y de los derechos nacionales, han puesto al régimen monárquico contra las cuerdas. La puntilla han sido los resultados de las elecciones europeas, con la abstención masiva y el hundimiento de las dos principales fuerzas políticas que han sostenido el régimen desde la muerte de Franco.

Al fin ha abdicado Juan Carlos, aborrecido por la mayoría de trabajadores y jóvenes de nuestro país. Sus 39 años de reinado quedarán grabados para la población de este país por 6 millones de trabajadores en paro, el desmantelamiento de los derechos sociales, los servicios públicos, la sanidad y la educación, la negativa constante a que los pueblos y de entrada el pueblo catalán puedan decidir sobre su futuro.

Sigue leyendo

Adolfo Suárez: falsificar su vida para falsificar la Transición y que vuelva el consenso

(publicado en la Carta Semanal 466)

Carta-466Con la muerte de Adolfo Suárez hemos visto cómo una explosión de simpatía por este ex presidente del gobierno se ha desatado en todos los medios de comunicación y en casi todos los partidos del arco parlamentario.

Según esta campaña Suárez trajo la democracia a nuestro país de la mano del Rey. Una especie de buen hombre incomprendido y al que en su día no se le reconoció bien su gran papel.

Con estas premisas podemos afirmar que asistimos a una de las más grandes falsificaciones de la historia. Tratamos en esta Carta Semanal de desenmascarar la maniobra y tratar de explicar el motivo de esta explosión mediática.

Sigue leyendo

Tras el debate del “Estado de la Nación”

(publicado en la Carta Semanal 462)

Carta-462Mientras el régimen de la Monarquía “autonómica” establecido en la Constitución de 1978 bajo la presidencia del heredero designado por el dictador Franco se enfanga en la corrupción que lo corroe de arriba abajo, de la que más de 800 casos están siendo investigados o juzgados, empezando por las más altas instituciones del Estado, y mientras la desafección popular hacia los “políticos” (es decir, los políticos asentados en las instituciones de ese régimen) crece de manera exponencial, en las Cortes hemos podido ver el supuesto debate “sobre el estado de la nación”, que demuestra una sola cuestión: todos los que se sientan en el hemiciclo en partidos financiados por el aparato de Estado están dispuestos a mantener ese régimen y a soportar al gobierno Rajoy hasta 2015.

Sigue leyendo