Archivo de la etiqueta: Jean-Claude Juncker

La movilización de los trabajadores franceses con sus organizaciones

(Publicado en la Carta Semanal 578)

Carta-578Después de un cierto bloqueo informativo, la prensa de nuestro país y toda la prensa internacional hablan estos días con preocupación y alarma de las huelgas y manifestaciones que se desarrollan en la vecina Francia. Alarma y preocupación de los portavoces del capital financiero, de la Unión Europea, del Fondo Monetario Internacional, del régimen monárquico de nuestro país, que temen el contagio. No es casualidad que también se haya silenciado la manifestación del frente sindical en Bélgica el martes 24 de mayo y el llamamiento a huelga indefinida a partir del 31 de mayo por parte de los sindicatos de los servicios públicos en Bélgica. Las medidas del gobierno belga son análogas a las del gobierno francés y es evidente que se ejerce una influencia mutua entre la clase obrera de un país y la del otro.

Sigue leyendo

Tras los atentados de París

(Publicado en la Carta Semanal 552)

Carta-552La población se encuentra conmovida por los acontecimientos de París. Los medios de comunicación nos asedian con imágenes de los terribles atentados. Aunque es de justicia recordar que esos mismo medios han puesto sordina a las imágenes de los miles de muertos en los bombardeos en Siria e Irak. Los gobiernos tratan de utilizar los sentimientos de pavor y rechazo de la gente para poner en pie -una vez más- maniobras de “unidad nacional” y, sobre todo, para buscar apoyos a la política de guerra. Dedicamos esta Carta Semanal a analizar las reacciones de distintas instancias del movimiento obrero francés a esta situación.

Sigue leyendo

Bruselas y los Presupuestos

(Publicado en la Carta Semanal 547)

Carta-547La Unión Europea tiene normas que aparentemente son de «hierro», pero la realidad nos muestra que no las aplica de la misma manera en Grecia o en Alemania. En primer lugar porque no puede. Pero, además, el gobierno alemán, por encargo del imperialismo norteamericano, tiene la función de intentar poner «orden» económico y político. Los intereses de los capitalistas y gobiernos de los distintos países son contradictorios. Y en este juego, el capital financiero tiene en cuenta la crisis política y el peligro que representa el que un gobierno caiga y arrastre una crisis general. En Grecia se trataba de dar un «ejemplo » a todos los pueblos de Europa. Todos los gobiernos se «escudan» detrás de las Instituciones de Bruselas para justificar su política. En la situación actual de dislocación de todas las instituciones europeas, producto del hundimiento económico y de la resistencia de las masas, desde Bruselas surgen posiciones «contradictorias».

Sigue leyendo